Parrillas con ruedas modelo clásico

Descripción

Parrillas con ruedas modelo clásico

Parrillas con ruedas modelo clásico

Encontrar una  Parrillas con ruedas modelo clásico y es enlozada

Parrillas con ruedas modelo clásico Premium 60 con Canasta Uruguaya. Descripción; Parrillas Rodante  Premium 60 con espacio fogonero. ¡Incluye emparrillado en hierro redondo y canasta!

MEDIDAS: El Alto: 95 cm, Profundidad: 60 cm, Ancho con Mesada: 1.47 mt. Herraje de 80 x 50 cm. en hierro redondo y regulable en altura. Con Canasta o brasero de aprox. 28 x 40 cm.

Características: con Ladrillos refractarios tanto en el piso como en sus laterales y fondo. Emparrillado en hierro del 6 con regulación de altura, patas desmontables y posibilidad de utilizarlo como “asador” estilo uruguayo. Mesada de Madera, con Ruedas grandes para fácil movilidad. Base con estantes metálicos para guardar carbón, madera, etc. Cuatro ruedas macizas super resistentes.

Encender la leña o el carbón es sencillo si conocemos algunos tips.

Colocá una base de bollos de papel de diario viejo. Poné encima pedacitos de carbón chiquitos para que enciendan más fácil (un detalle importante: fijate primero que el carbón no esté húmedo, porque no logrará encender si es así). Encendé con fósforos el papel en varios sectores. Cuando el fueguito llegue a las primeros trozos de carbón, andá agregando pedazos de carbón más grandes hasta incorporar la cantidad necesaria. Si no hay nada de viento que avive el fuego, podés airearlo ayudándote con alguna tapa de olla o bandeja liviana, usándola tipo abanico. Cuando las brasas estén de color entre rojas y blancas, ya podés pasarlas del brasero hasta la base de la parrilla y comenzar la cocción. Consejo útil: la parrilla debe estar entre 15 o 20 cm de altura sobre las brasas.

Cómo limpiar una parrilla portátil

Si vivís en un departamento y tenés la suerte de contar con un balcón, podés aprovechar para colocar una parrillita portátil. Existen distintos modelos con tamaño reducido que funcionan a gas o a leña. La portabilidad hace que estas estructuras resulten muy prácticas y versátiles. No olvides que, por chicas que sean, eso no afecta en nada el sabor del asado. Para limpiarla, lo recomendable es que saques la parte que se desmonta y la remojes unos minutos en agua caliente con jabón.

Luego tenés que refregarla con un cepillo o esponja con detergente. Para terminar, podés repasar con el cepillo o una piedra pómez para sacar la suciedad más rebelde y luego enjuagarla nuevamente con agua con detergente. Por otro lado, tenés que limpiar el interior de la parrilla. Primero quitá las cenizas y los carbones viejos. Si la suciedad está floja, tomá una piedra pómez o un cepillo y pasalo suave pero firmemente, asegurándote de remover toda la suciedad rebelde. Para terminar, pasá un trapo humedecido por el exterior de la parrilla y, si ves que algo quedó pegado en la superficie, sacalo con un poco de agua tibia mezclada con bicarbonato de sodio.